Bienestar para tu ser

Hablemos del triptófano 

Lo que tu cuerpo te está pidiendo es bienestar. 

Existen muchas maneras de conseguirlo, pero tal vez estás ignorando una muy importante. 

Mantener tus  niveles adecuados de aminoácido en específico el Triptófano, te ayudarán a que tu cuerpo tenga un equilibrio y además a mejorar tu estado de ánimo. 

Así, que si eres de los que despiertan de mal humor, o se la pasan molestos todo el día y no recuerdas haber sido así en el pasado, puede que poseas una deficiencia de este aminoácido. 

Quédate con nosotros y descubre en este artículo, que es el triptófano, y su clave para que el organismo fabrique serotonina, la hormona de la felicidad. Sigue leyendo. 

También puede interesarte: Eleva tus niveles de serotonina y aumenta tu felicidad

El triptófano es uno de los aminoácidos esenciales que nuestro organismo necesita para su correcto funcionamiento pero que, como suele suceder con el resto de aminoácidos esenciales, no lo podemos producir por nosotros mismos, sino que tenemos que obtenerlo de ciertos alimentos que lo incluyen. 

La dosis diaria de triptófano recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 4 mg/kg, por lo que un adulto de unos 80 kg necesitaría tomar unos 320 mg de triptófano, que se suele obtener sin problema a través de la alimentación. Pero, en algunos casos es necesaria una suplementación, y por ello es posible encontrarlo en forma de pastillas para complementar la cantidad procedente de los alimentos. 

 ¿Cómo es que funciona el triptófano en nuestro cuerpo?

Tu cuerpo usa triptófano para producir 3 compuestos importantes:

  1. Melatonina: hormona que ayuda a regular el ciclo de sueño-vigilia.
  2. Serotonina: un neurotransmisor que ayuda a controlar el estado de ánimo y la aparición del sueño.
  3. Niacina: el hígado utiliza triptófano para producir niacina (también conocida como vitamina B3), que ayuda a regular el metabolismo y a mantener las células sanas.

Alimentos con triptófano

Aunque el pavo está estrechamente asociado con el triptófano, en realidad contiene menos que el pollo.

De hecho, Cutler dice que la mayoría de las personas consumen triptófano constantemente a través de alimentos que incluyen:

  • Aves de corral, como pavo y pollo
  • Huevos
  • Cacahuetes
  • Lácteos, como la leche
  • Soja, como leche de soja y frijoles

El triptófano es particularmente importante para los bebés para que sus cerebros desarrollen un ciclo de sueño-vigilia.

Hay 2 tipos de compuestos de triptófano: L-triptófano y D-triptófano. 

El L-triptófano se descompone más lentamente que el D-triptófano, por lo que es la forma preferida de suplementación. El L-triptófano también es el tipo que se encuentra en la mayoría de los alimentos, incluido el pavo.

¿El triptófano te ayuda a dormir?

Sí, el triptófano puede ayudarte a dormir, pero esa sensación de sueño que sientes justo después de una cena abundante y pesada no se debe a este aminoácido.

Es mucho más probable que la sensación de somnolencia después de comer esté relacionada con comer en exceso. El cuerpo necesita mucha energía para procesar tanta comida.

Cuando tomas un alimento que contiene triptófano y niacina, el metabolismo lo descompone en serotonina, lo que puede provocar la sensación de somnolencia. Sin embargo, ese proceso de producción de serotonina tarda aproximadamente 5 horas. Así que no culpes al triptófano de darte sueño después de haber comido.


Precursor de la serotonina y la melatonina

Seguro que en alguna ocasión has oído hablar de este elemento presente en las proteínas, pues entre los beneficios atribuidos al triptófano destacan algunos que pueden favorecer nuestra salud y bienestar como ser de ayuda para mejorar el estado de ánimo –reduciendo así el riesgo de depresión–, y la calidad del sueño –ayudando a prevenir el insomnio–, regular el apetito –sobre todo en casos de obesidad con un componente ansioso– y disminuir los niveles de estrés.

Si se toma en forma de suplemento, por ejemplo en épocas de mucho estrés con un elevado desgaste nervioso, se suele aconsejar tomarlo en combinación con vitaminas del grupo B, sobre todo la B3 y la B6, además de con magnesio. Todas estas sustancias intervienen como cofactores en la síntesis de la serotonina. Según la naturópata Rosa Guerrero, la dosis terapéutica de triptófano se situaría entre los 500 y 1.000 mg diarios, aunque si se opta por directamente por un suplemento de 5HTP se consigue el mismo efecto con dosis de 100 a 400 mg. Cuando se alcanza un estado de ánimo óptimo se retira gradualmente.

Aunque los suplementos de triptófano en las dosis adecuadas no tienen efectos secundarios, sí hay que tener en cuenta algunas consideraciones y sus contraindicaciones.