Envíos gratis en compras mayores a $999

La grandeza sí es para todos

Image for post

"Todo ser tiene acceso a la grandeza"- Mario Alonso Puig

Todos somos capaces de vivir una vida plena, de encontrar nuestra grandeza y de poder compartirla con el mundo. Para lograrlo necesitas identificar tu talento y ayudar a los demás a hacerlo. No es una tarea fácil, se requiere un objetivo claro, motivación y disciplina.

La primera muestra una visión completa del panorama, la segunda nos mueve a la acción, pero la tercera la que nos mantiene.

¡Haz que las cosas sucedan!

Seguro has escuchado alguna vez qué es importante estar motivado para lograr lo que nos proponemos. Pero, en tiempos de crisis, esas palabras no bastan, pareciera que necesitamos dobles dosis de motivación para llegar a cumplir todos nuestros sueños y en muchos casos para por lo menos pararnos de la cama; existen días en el que el impulso que nos mueve a realizar determinadas acciones y persistir en ellas para su culminación, para su éxito, no existiera.

Sabemos cómo puedes llegar a sentirte, nosotros también hemos experimentado esa sensación. Por esa razón queremos mostrarte cómo funciona y qué necesitas tomar en cuenta para estar motivado, descubrir tu talento y desarrollar una equilibrada inteligencia emocional. El correcto entendimiento y manejo de tus motivaciones te transformaran en un ser capaz de descubrir tu grandeza y ayudar a los demás a hacerlo.

¿Te has sentido desmotivado alguna vez?

Las razones pueden ser muchas, van desde no tener verdadera pasión por lo que haces desde el primer momento o quizás no eres suficientemente disciplinado, necesitas una estructura y sistema bien definidos para seguir adelante; existen mil razones y ninguna es imposible de solucionar. Date un par de minutos para analizar primero porque te sientes desmotivado y si alguna te suena familiar detente y replantea tus motivaciones.

  • Prefieres ver feliz a los otros. La razón por la que estás desmotivado es porque la meta que te marcaste no es la tuya. Esto suele suceder cuando sentimos que necesitamos impresionar a los demás. Y terminamos por elegir un objetivo que en realidad no nos importa. Sentirás que ese objetivo es extraño para ti y estarás forzando los resultados. Lo que ocasionará que no sean los mejores y tu motivación no sea tan grande para seguir en los momentos más difíciles del proceso.
  • No tienes claro el verdadero por qué de lo que haces. Puedes elegir cómodamente una meta que te emocione, hacer todo lo posible por lograrla y tener una pasión realmente genuina por ella. Pero si no tienes claro el por qué es importante para ti, puedes olvidarlo fácilmente y perder tu motivación sin apenas darte cuenta.

Así, te encontrarás a ti mismo preguntándote si es el camino o la opción correcta para ti. Cuando descubres el porqué de hacer lo que haces, y es un motivo profundo y sientes de corazón, eres capaz de mantenerte centrado en lo que realmente te importa.

  • Nunca recuerdas porque haces lo que haces. Aquí es donde la disciplina y la práctica entran en juego. Tienes una visión de un proyecto que realmente te importa; uno que puedes realizar y te apasiona. Sabes por qué lo haces y puedes describir a cualquiera ese motivo y lo mucho que deseas realizarlo. Ahora es el turno de poner eso en práctica; mantente conectado a ese propósito y recuerda por qué lo haces.

“Desayuna, cómo y cena tus proyectos”, Alfonso Aguirre.

Esta sin duda es la parte más difícil y la que requiere más trabajo.

Las 6 motivaciones fundamentales

Mario Alonso Puig, especialista en cirugía general y quien ha dedicado su vida a la Medicina y al estudio de la Inteligencia Humana y la psiconeurobiología, explica que existen seis motivaciones, que están presentes en nuestra naturaleza y entorno cultural y las cuales debemos alimentar y mantener en equilibrio.

  • Seguridad. La primera es la motivación de estar en entornos seguros, de poder controlar lo que pasa, de saber que el suelo que pisamos es un suelo firme.
  • Reconocimiento. La segunda es una motivación de sentirnos reconocidos, sentirnos valorados, de tener un cierto estatus.
  • Pertenencia. La tercera es de pertenecer al grupo, es decir, que lleguemos a un sitio y sintamos que nos apoyan, que nuestras opiniones son escuchadas y consideradas, que somos parte del equipo.
  • Desafíos. La vida sería aburrida si todo el tiempo fuera fácil y ningún reto se nos presentará para poner a prueba nuestras habilidades. La motivación a un nuevo reto es muy poderosa, porque tu cuerpo y mente están saliendo de su zona de confort, te vez orillado a enfrentar tus miedos, no siempre te tocará ganar, pero aprenderás de esa experiencia, enriqueciendo tu resiliencia a la vida; esa capacidad para adaptarse y sacar ventajas positivas a situaciones adversas.
  • Crecimiento. La quinta motivación es la de crecer, mejorar y progresar. Sentir que estás avanzando en este mundo. Que tus ambiciones, conocimientos y habilidades han evolucionado y enriquecido tu cuerpo y mente. Buscar siempre la mejor versión de ti.
  • Impulsar. La sexta es la de contribuir al bienestar de otras personas, el tener una vida con propósito. Ayudar al prójimo te hace sentir bien contigo mismo, lo que hace que generes felicidad y bienestar. Ya lo decía el escritor León Tolstói cuando afirmaba que el que ayuda a los demás se ayuda a sí mismo. Y es que desde tiempos inmemoriales ayudar a los demás ha sido y es fundamental para que el ser humano llegue a ser lo que hoy es, alcanzar la grandeza.

Son estas seis motivaciones las que pueden hacerte sentir pleno y lleno de energía para lograr cualquier cosa que te propongas. Identificarlas te ayudará a saber en dónde estás parado. Y a reconocer si lo que estás haciendo te llena de verdad. En ocasiones dejarte llevar o inclinarte por alguna motivación puede ser peligroso para ti, incluso hasta para las personas que te rodean.

Analiza cada una a detalle; tal vez los que haces no te están retando lo suficiente. O estás esforzándote demasiado por sentirte parte de algún grupo o reconocido en algún lugar que has pasado por alto lo que realmente quieres. Detente un momento a pensar y establece tus motivaciones fundamentales, te será sano ver todo el panorama con más claridad.

Descubre tu talento

Al sentirse motivado, al ser consciente de lo que deseamos, el ser humano es capaz de expresar y manifestar sus habilidades, demostrar en lo que es bueno.
Identifica tus fortalezas y debilidades: ¿En qué eres bueno? ¿En qué eres malo? ¡Atrévete a hacer una lista!
El autoconocimiento es fundamental, conocer tus mejores habilidades y en las que no eres tan bueno, es el primer paso para reconocerse.

“Todos tenemos la responsabilidad de buscar el talento, de conectar y de ayudarle a florecer”, Mario Alonso Puig.

Tu talento viene muy marcado por algo que se te da especialmente bien, pero en ocasiones es tan natural que no lo notas y le das poca importancia. El talento puede estar escondido en esa actividad que haces diaria y no te habías dado cuenta de que eres buenísimo.

Siempre hay que estar atento, observando, el talento es aquello que se da de manera natural, y siempre deja una huella, expresando su ser.

Para que el talento surja un elemento tiene que estar presente: es necesario la presencia de la pasión. Ésta te permite identificar el talento y diferenciarlo de cualquier otra actividad. Sentir pasión mientras realizas una actividad te lleva a considerar lo que haces como un placer y no una obligación. Esta sensación de placer intenso no pasa a lo largo del tiempo, sino al contrario; se va intensificando reforzando tu pasión.

A partir de ahí, se produce un círculo virtuoso donde la pasión te lleva a descubrir el talento por una determinada actividad y ésta te lleva a sentir siempre más pasión cuando la ejecutas.

Para saber lo que te apasiona, puedes realizar los siguientes ejercicios en tu día a día, los cuales te ayudarán a tener una percepción más clara de ti.

  1. Cuando estés en una conversación no te distraigas, escucha y mira con atención. Las personas tienen la cualidad de reconocer en nosotros cosas que no vemos; y cuando capaz de mirar a otro ser humano como se mira aquello que es valioso, que se ama y se aprecia, como somos reflejos, esa persona empieza a reconocer su propio valor, a sentir parte de este mundo y de tu mundo, y en ese reconocimiento es más fácil que cualquier talento, capacidad o habilidad, encuentre un espacio natural para nacer y fluir. Así practicarás tu escucha activa y podrás generar una atmósfera de confianza inmediatamente.
  2. Frente al espejo debemos trabajar cómo nos vemos y valoramos, puede ser una experiencia agradable o incomodidad; y es que a veces no es sencillo enfrentarse a uno mismo. Elige un momento del día en el que tengas privacidad y ponte frente a un espejo. Mírate con atención y en silencio. Conecta con tu mirada para verte de forma sincera, libre de máscaras. Silencia todo el ruido mental. Realiza 4 respiraciones profundas y hazte las siguientes preguntas: ¿qué ves en el espejo? ¿cómo es la persona que te mira desde el espejo? ¿lo conoces? ¿qué cosas buenas poses? ¿qué cosas malas? ¿qué es lo que más te gusta de esa persona? ¿cambiarías algo de esa persona?           

Las respuestas puedes escribirlas en un cuaderno si lo deseas.  Lo importante es que respondas a cada una de ellas con honestidad y que lleves a cabo este ejercicio al menos durante 16 o 21 días. Se trata de que, poco a poco, aumentes la conexión y la confianza contigo mismo.

Image for post

Cada respuesta será una pista que te ayudará a mantener aquello que te gusta de ti y a cambiar lo que tengas que mejorar. El ejercicio del espejo puede tener muy buenos resultados, siempre y cuando te comprometas contigo.

        3. Explora tus fortalezas y experimenta¿Qué es eso en lo que eres demasiado bueno sin esforzarte? Y si aún no lo sabes, ¡experimenta y lo encontrarás!, no importa que te equivoques, examina tu nivel de frustración, vacío, plenitud y fortaleza en la vida. Y detecta nuevos escapes creativos, nuevas aventura.

Esto quiere decir que todas las personas son poseedores de grandeza en potencia.

Pregúntate: ¿Cómo he mirado a las personas? ¿cómo me miro frente al espejo? ¿Qué me gustaría aprender más que nada en el mundo?

La inteligencia emocional

“Inteligencia es lo que usas, cuando no sabes qué hacer”, Jean Piaget

La inteligencia interpersonal e intrapersonal son subtipos de la Teoría de las Inteligencias Múltiples desarrolladas por Howard Gardner.

La inteligencia interpersonal es la inteligencia que nos habilita para relacionarnos e interactuar con otros. Esta inteligencia, tiene un papel esencial en la capacidad de empatía ya que supone la capacidad de leer e interpretar emociones en los otros, así como adaptar nuestra conducta a las señales que interpretamos de las personas con las que nos relacionamos.

Personas con esta inteligencia principalmente comprenden una serie de cualidades entre las que se encuentran:

  • La capacidad de empatía.
  • Entender las emociones del otro.
  • La escucha activa.
  • La capacidad de interactuar con otras personas.

Saber esto, y practicar estas cualidades te convertirá en ese tipo de persona que todos queremos tener cerca. La grandeza está en ayudar y entender a los demás, motivarlos alcanzar el éxito.

La inteligencia intrapersonal es la inteligencia que implica la capacidad de identificar, entender y procesar nuestras propias emociones. Alguien con esta inteligencia especialmente desarrollada implica que la persona es capaz de ser consciente de sus emociones y comprender lo que éstas implican en sus pensamientos y actitudes. Una persona con elevada inteligencia intrapersonal tendría alguna de las siguientes cualidades:

  • Autocontrol y regulación emocional.
  • Estabilidad emocional.
  • Autocomprensión.
  • Autoestima y voluntad.

Algunos ejercicios o modos de potenciar este tipo de inteligencia pueden ser en primer lugar la meditación, ya sea a través de mindfulness o mediante ejercicios de respiración.

Escribir un diario también puede ayudarte. El narrar de forma íntima las cosas importantes que haces y sientes es una forma efectiva de tener conciencia de tus emociones. Al redactar lo que has vivido en el día y lo que sentiste es una forma de explorar tu interior, por lo tanto, se convierte en una herramienta de autoconocimiento.

Es importante identificar la inteligencia interpersonal e intrapersonal a fin de conocerse mejor a uno mismo y relacionarse de forma adecuada con las personas de nuestro entorno.

Conocerte te ayudará a seguir encaminando sus acciones y objetivos hacia la grandeza, a ver todas tus opciones y elegir conscientemente tu siguiente paso.

Querer y creer

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo”, Gandhi.

Querer y creer, son dos verbos que tienen un significado es muy profundo.

Imagina que quieres lograr una meta, lo que se te ocurra. Te has planteado un objetivo y realmente es bueno. Pero ¿Qué pasa después?

Pasan dos cosas, la primera es que lo logras y tu confianza aumenta considerablemente la segunda que te quedas donde mismo. Si tu caso es el segundo, que sientes que no avanzas a pesar de querer realmente tu meta, es muy probable que no creas en tu capacidad de lograrla, o crees que no la mereces, o puede que hasta pienses que si otros no lo han logrado cómo lo vas a lograr tú. Lo que nos lleva a alcanzar nuestros objetivos en la vida, aquello que queremos, es lo que creemos de nosotros respecto a esos objetivos.

Esto es algo más común de lo que parece. Lo vemos en estudiantes, profesionistas, deportistas, empresarios, y muchas otras personas, que hacen listas o planes de las cosas que quieren, y después se quedan preguntándose ¿Por qué no lo logramos?

La respuesta puede ser: Porque no creemos que lo podamos lograr.

Esas creencias limitantes generan bloqueos que nos producen estrés, miedo, inseguridad, ansiedad y muchas otras emociones negativas que se despiertan en nosotros con tan sólo pensar en lo que queremos.

Por eso es importante tener dos cosas claras cuando se comienza a realizar cualquier proyecto, ¿quiero realizar esto?, ¿puedo realizarlo?, ¿de qué otra forma puedo conseguirlo?, si estas dos preguntas no están resueltas, difícilmente pueden llegar a concretarse con los resultados que realmente esperas o necesitas.

La clave de todo en la vida es querer. Comenzar por quererte a ti, querer a la vida, querer a las personas con las que estas, querer a la naturaleza, querer el bienestar, todo es cuestión de querer. Cuando uno quiere, las cosas suceden.

Y acompañado de un querer viene un creer. Y es fundamental que entendamos que creer, la fe, no es un acto del entendimiento, sino un acto de la voluntad. Elijo tratar a las personas con respeto, porque creo en ellas, y antes que nada creo en mí. Volvemos al ejercicio de la mirarnos frente al espejo, y a creer en la persona que estamos viendo, transmitir con la mirada que confiamos en nosotros mismos.

Te invitamos a ser consciente de esto, y cada vez que digas que quieres lograr algo, pregúntate si realmente crees que lo puedes lograr. Si la respuesta es sí, adelante, pero si es no, entonces necesitas eliminar esos bloqueos y emociones negativas. Te recomendamos practicar la meditación y ejercicios de respiración, además de analizar cada una de las técnicas y estrategias que acabamos de leer.

Image for post

Otro ejercicio que te recomendamos hacer es una lista de todas las creencias que tienes respecto a una meta y todas las creencias limitantes que surjan, transformarlas por creencias que te pueden potencializar. Estas son algunos ejemplos con las que podrías empezar y las que suelen limitarnos más en alcanzar nuestras metas:

Creencia limitante: Tengo que trabajar y esforzarme demasiado para alcanzar mis metas. 
Creencia nueva: Elijo divertirme y disfrutar todo el proceso que me lleva a mis metas. 

Creencia limitante: No merezco tener más.
Creencia nueva: Soy merecedor de todos mis deseos, sueños y metas. 

Creencia limitante: El dinero no cae de los árboles. 
Creencia nueva: El dinero es mi aliado y mientras más disfruto lo que hago, más se queda conmigo.

Haz tu propia lista de creencias y transfórmalas por creencias que te funcionen y que te haga creer que tus metas son posibles para ti y te ayuden a descubrir toda la grandeza que ya hay dentro de ti.

Sabemos que es difícil y por queremos acompañarte y ayudarte a descubrir lo que amas sin estresarte o sentirte ansioso en el proceso.

Por eso en By the land hemos creado un reto para reducir tus niveles de estrés y ansiedad, este reto está acompañado de un diario que te ayudará a descubrir tu potencial, tu talento y te ayudará a trabajar en tu inteligencia emocional. Únete al reto y encuentra tu grandeza en el proceso de los 21 días.

¡Haz lo que amas!

 

 

Por Arian Ojili

Promotor, periodista y creador. Fue reportero y editor del periódico Vanguardia. Ha trabajado para librerías Educal y fomentado la lectura por medio de los proyectos: ”Trueque de libros”, “Andante librería”, “Obra Negra”, “Charlas para el verano” y la obra de teatro “Como una diosa”.

x

x