Domina tu estrés y evita enfermedades

“Si cambias la forma en que miras las cosas, las cosas que miras cambian”. - Wayne Dyer

El estrés es un sentimiento que puede surgir de cualquier situación o pensamiento que nos haga sentir frustrados, nerviosos y en algunos casos hasta enojados, por lo que todos en algún momento de nuestra vida nos hemos llegado a sentir estresados. 

Existen quienes lo experimentan con más frecuencia por su tipo de personalidad como lo son los perfeccionistas, pero también están aquellos que lo viven por el tipo de trabajo que tienen o su estilo de vida.

Como sabemos, el estrés no es un fenómeno muy reciente, pues ha existido siempre ligado con la evolución del ser humano y a la vida, desde siempre nos hemos enfrentado al estrés y  posiblemente gracias a él hemos sobrevivido por ayudarnos a adaptarnos a un mundo en constante transformación. Lo que llegamos a experimentar con el estrés es una reacción normal y saludable que ocurre cuando estamos frente a los cambios, desafíos o retos a los que nos exponemos, hemos de saber que el estrés es un componente normal de nuestras vidas y por tanto no es evitable. 

La expresión estrés fué utilizada por primera vez con una perspectiva psicobiológica en 1926 por Selye, cuando era un estudiante de segundo curso de medicina en la Universidad de Praga. En su acepción inicial estrés significa respuesta, y al estímulo o agente que producía esa reacción de estrés se le denominaba estresor. El estresor sería el causante del estrés. Hasta ese momento éste término se empleaba únicamente en ingeniería para designar los efectos de una fuerza al actuar en contra de una resistencia. 

En 1973, el propio Selye definía el estrés como “la respuesta no específica del cuerpo a cualquier demanda que sobre él se ejerce”. Lo característico del estrés es el esfuerzo adaptativo frente a un problema y la reacción inespecífica.

En la actualidad se reconoce que muchas enfermedades se encuentran determinadas o influidas por los estilos de vida que llevamos como nuestra forma de pensar, sentir, trabajar , creer o por las acciones de otros humanos en la sociedad. Uno de los factores más importantes del estilo de vida es la activación del estrés que acompaña a esa vida; la cantidad de estrés que  llegamos a afrontar y que nos hace generar en muchas ocasiones problemas secundarios. 

                                      

¿Estás enfermo y cansado por estrés? 

“El estrés es la tensión que hay entre lo que es en un momento, y tu imagen de lo que debería ser”. - Jeff Foster

Si pasas tu día pensando en que tienes mil cosas que hacer, te duele el estómago en medio de una presentación en tu trabajo, presentas constante dolor de cabeza o eres muy sensible al cambio normalmente presentes estrés crónico. Este también puede llegar a surgir cuando pases por problemas familiares, económicos o problemas en tu trabajo de forma constante.

El estrés crónico, es lo que se conoce como distrés, se define como desagradable porque ocasiona un exceso de esfuerzo en relación a la carga que va acompañado siempre con un desorden fisiológico, hiperactividad y  acortamiento muscular. 

El estrés agudo se presenta a corto plazo, son reacciones menos controladas como un problema con nuestra pareja, o cuando frenamos de manera inesperada para no pasarnos el semáforo , o simplemente al sentir demasiado frío por no salir bien abrigado. Este tipo de estrés es considerado Eustrés, que se conoce por ser positivo ya que nuestro cuerpo es capaz de enfrentarse a estas situaciones y provoca una sensación placentera que permite expresar al mundo cada segundo con alegría, emoción y sensación.

A corto plazo el estrés puede llegar a ser ventajoso por que nos llega a motivar para hacer más y tener nuestras defensas activas, pero con el tiempo si se activa con mucha frecuencia o por demasiado tiempo en el día, puede volverse distrés o estrés crónico. Esto es lo que comienza a dañar muchos de nuestros órganos y células de nuestro cuerpo. 

Entonces es cuando el estrés se comienza a presentar como un problema para nuestra salud y bienestar. Para entender más a fondo comenzaremos con una explicación más profunda de cómo se genera el estrés en nuestro cuerpo y el por qué nos hace enfermarnos o sentirnos irritados, frustrados y cansados. 

Las glándulas suprarrenales son pequeñas glándulas ubicadas en la parte superior de cada riñón. Estas producen hormonas imprescindibles para la vida, incluyendo hormonas sexuales, cortisol, norepinefrina y epinefrina que también es conocida como la adrenalina. El cortisol ayuda a responder ante el estrés , por lo que estas hormonas viajan por el torrente sanguíneo hasta llegar a los vasos sanguíneos y al corazón. Entonces la adrenalina hace que lata más rápido el corazón, se eleve la presión arterial y con el tiempo puede provocarnos hipertensión. 

Por otra parte el cortisol puede hacer que el endotelio (revestimiento interno de los vasos sanguíneos) no llegue a funcionar como lo hace normalmente, lo que genera que  no se de correctamente el intercambio de nutrientes y desechos en nuestro cuerpo. Los científicos mencionan que esto puede provocar a paso temprano el desencadenamiento del proceso de la aterosclerosis o también conocida como placa de colesterol acumulada en las arterias, por lo que estos cambios pueden aumentar la posibilidad de que nos llegue a ocurrir un ataque cardíaco o  un derrame cerebral. 

Como estamos observando, el estrés puede ser una gran cadena de problemas y enfermedades si no sabemos como llegar a controlarlo o dominarlo. Por eso queremos mostrarte las 6 enfermedades más comunes que puede ir generando el estrés si es presentado con frecuencia en nuestro organismo. 

Puede interesarte: 7 cosas que nadie te contó sobre eliminar el estrés

6 enfermedades causadas por estrés

“ La mayor arma contra el estrés es nuestra habilidad para elegir un pensamiento sobre otro”- William James 

El estrés es considerado en la actualidad como la nueva enfermedad del siglo XXI, pues es muy común sentirnos presionados e irritados por estar envueltos de constantes cambios de rutina por nuestro trabajo o la sociedad. 

A pesar de conocer nuestra capacidad y rendimiento queremos seguir dando más sin darnos cuenta que estamos llevando a nuestro cuerpo y mente al límite.

Con el tiempo se ha demostrado que el estrés es un gran factor para generar más enfermedades en nuestro organismo al igual que nos genera sentimientos que nos hacen desmotivarnos y llegar hasta la depresión por no lograr todo lo que nos proponemos. 

Estos son algunos problemas de salud que se han identificado relacionados con el estrés:

1. Problemas cardíacos 

Al sentir constante estrés, nuestra presión sanguínea se eleva, también aumenta la inflamación de nuestro cuerpo, el colesterol y los triglicéridos en la sangre, siendo la causa número uno de las enfermedades coronarias y desencadenando, en el peor de los casos, en un ataque cardíaco.


2. Colitis o estreñimiento  

Cuando nuestro cerebro detecta el estrés, activa el sistema nervioso autónomo. A través de esta red de conexiones nerviosas el cerebro comunica al estrés con nuestro sistema nervioso intestinal , esto produce una sensación de tener mariposas en el estómago, pero eso no es todo, esta conexión de cerebro-intestino puede llegar a perturbar las contracciones rítmicas naturales  que mueven los alimentos en nuestro intestino , que llevan al síndrome de intestino irritable y con el tiempo pueden aumentar la sensibilidad intestinal al ácido, haciendo así más probable que sintamos ardor en el estómago. 

A través del sistema nervioso intestinal, el estrés puede cambiar la composición y función de las bacterias intestinales que pueden afectar nuestra salud digestiva y en general. 

3. Depresión
Debido a altos niveles de estrés constante puede surgir la depresión, ansiedad y otros problemas mentales. Científicos de la Universidad de Washington (EE UU) dan a conocer el mecanismo molecular que explica el vínculo del estrés crónico con los trastornos depresivos. Esto se trata de un péptido llamado hormona liberadora de corticotropina (CRH), que se sintetiza en el cerebro estresado y que afecta a la liberación de dopamina en el núcleo accumbens, una región del cerebro relacionada con la motivación, la recompensa, el placer y el comportamiento social.

Siendo así cuando el estrés se llega a presentar constantemente la liberación de dopamina, la cual nos hace sentir bien, se deja de liberar,por lo que comenzamos a dejar de ver las cosas con interés, motivación y  alegría. 


4. Obesidad

El cortisol que es producido por el estrés puede hacer que incremente nuestro apetito. Nuestro cuerpo responde a las reservas de energía con alimentos que tienen alto contenido de calorías y carbohidratos, haciendo que prefiramos comer alimentos como pizza, hamburguesa, refrescos, helados. 

Si comenzamos a tener altos niveles de cortisol , esto puede provocar que todas esas calorías adicionales vayan directo a la grasa visceral o vientre profundo.. Este órgano llega a liberar hormonas y químicos del sistema del sistema inmune llamadas citoquinas, que pueden desarrollar con el tiempo enfermedades crónicas como enfermedades cardiacas y resistencia a la insulina.  


5. Acné o eczema 

Cuando comenzamos a presentar estrés crónico, la piel puede comenzar a sufrir de enfermedades caracterizadas por escozor, ardor y aparición de erupciones. 

Esto ocurre cuando una persona está constantemente estresada ya que producimos mayor número de hormonas como el cortisol, nepuéptidos y endorfinas e incluso citocinas que son pequeñas proteínas inflamatorias, en este proceso todos estos factores pueden afectar el funcionamiento normal de las glándulas sebáceas por lo que aumenta la secreción del sebo  y lo mismo pasa con las glándulas sudoríparas.  Por consecuencia tendemos a tener más sudoraciones, irritación y acné. 


6. Trastornos de sueño 

Las respuestas de alerta y alteración que presentamos ante el estrés no son compatibles con la conciliación del sueño, pues estar preocupados o pensando en lo que podría ser nos provoca perder el sueño., pues si presentamos constante estrés, también estaremos presentando grandes dolores de cabeza, irritabilidad y problemas para seguir conciliando el sueño.  

Los mecanismos que llegan a causar este efecto es un encadenamiento de respuestas biológicas que tienen lugar en nuestro nivel neuronal y hormonal cuando nos llegamos a sentir estresados. Estos cambios que nos llegan a suceder nos provocan alteraciones en la segregación de prolactina y serotonina que son aquellas relacionadas a la regulación de nuestros ciclos de sueño y estado de ánimo, al mismo tiempo así también como generan alteraciones en la segregación de cortisol que es el que inhibe y suprime el sueño. 

Ahora que sabemos que el estrés puede generarnos más problemas a largo plazo debemos considerar que si hemos pasado por alguna de estas enfermedades, es posible que haya sido a causa del estrés que sientes en tu día. Te recomendamos reflexionar sobre  sobre cómo actúas mediante la presión, los cambios o tus sentimientos. 

¿No sabes cómo bajar tus niveles de estrés? 

Si crees que estas presentando con frecuencia alguna de estas enfermedades es probable que te dejes dominar por tus sentimientos y emociones, por eso queremos ayudarte a que lo controles con nuestras recomendaciones. 

Conoce más: eleva tus niveles de serotonina y aumenta tu felicidad

8 maneras probadas que te ayudarán a dominar  el estrés 

“A veces lo más productivo que puedes hacer es relajarte” - Mark Black 

Los humanos somos seres que se adaptan rápido al cambio biológicamente y por años hemos resistido ante miles de amenazas para nuestro cuerpo y mente, pero en la actualidad es muy común que dentro de nuestra mente y pensamientos se presenten situaciones de alerta o amenaza que puedan generarnos estrés. 

Principalmente tenemos que tener en cuenta que el estrés es una respuesta ante una amenaza, pero muchas de las veces la amenaza no es real, por lo que se convierte en una amenaza imaginaria que el cerebro también capta y es el resultado de que ese tipo de alerta llegue a durar más tiempo. 

Aprender a manejar el estrés puede evitar el desarrollo de otras enfermedades, por eso debemos comenzar a dominarlo y reconocer si lo  que estamos sintiendo en verdad es una amenaza o son simples pensamientos de algo que no ha pasado. Queremos ayudarte, por eso te compartiremos estas 8 maneras probadas que te ayudarán a manejar tu estrés y que sabemos que te beneficiarán en tu salud y bienestar.  

1. Cambia tus perspectivas

Si algo no sale como planeabas simplemente no medites en lo negativo de la situación, busca formas de salir adelante pero con una actitud relajada y comprometida. Somos humanos es normal no tener todo a tiempo, tu poder radica en cómo reacciones y en como haces frente a la situación que estás enfrentando.

Simplemente cambia los comentarios negativos que hacías como “yo no puedo”, “es demasiado para mi”, “nunca puedo terminar a tiempo” por comentarios más motivadores y positivos que te hagan decidir no entrar en una alerta o amenazas, que te hagan disfrutar tu día, tu tiempo y tu vida. Puedes comenzar por decir, , “puedo hacerlo, solo necesito practicar”, “Puedo con todo lo que me proponga si me se organizar y planear mi tiempo”, “Estoy dispuesto a aprender de cada experiencia”

¿Ves la diferencia?

Nosotros somos los únicos dueños de nuestros pensamientos y mente, solo cambia la forma de ver las cosas y las cosas solo se acomodarán. 


2. Haz ejercicio y medita

El realizar ejercicio siempre ha contado con ventajas positivas para la salud, pero también es de gran ventaja para lograr prevenir el estrés ya que cuando realizamos ejercicio liberamos endorfinas que nos hacen sentir bien y que nos ayudan a distraernos de las preocupaciones cotidianas. 

Para los días de estrés, cansancio y frustración es muy recomendable realizar meditaciones específicas para restaurar la calma y entrar a un estado de relajación. ¡No te preocupes! , cualquier persona puede realizar meditación. Es muy sencillo ya que solo necesitas de tu tiempo y de tu voluntad para aprender a meditar. Además la meditación es considerada como una medicina complementaria para la mente y el cuerpo. No dudes en llevar a cabo la meditación. Pronto empezarás a notar los cambios.

Busca la alternativa que consideres más favorable con tu personalidad y tiempo. Recuerda que el meditar y hacer ejercicio no te cuesta nada .Puedes simplemente salir a caminar 30 minutos o meditar en cualquier espacio que encuentres favorable. ! Haz un cambio en tu rutina y notaras la diferencia!

3. Conectate con la naturaleza

Pasar tiempo en la naturaleza nos ayuda a combatir la ansiedad y el estrés, el ver la naturaleza nos hace más felices y mejora nuestro bienestar.  Esto se debe a que seguimos manteniendo una pequeña relación con la naturaleza, las investigaciones han demostrado que si nos nutrimos con el vínculo de la naturaleza podremos tener muchos beneficios. 

Cuando comiences a sentirte estresado sal a caminar a un parque, a tu jardín, ve los colores de la naturaleza, el cielo y los árboles, notarás que empiezas a sentir más calma y tranquilidad. 

4. Respira profundo

La respiración puede ayudarnos a regresar a un estado de calma, es tan poderosa que con 3 respiraciones profundas podemos cambiar el estado interno de nuestro cuerpo, hacerle saber que no hay ningún peligro y que puede regresar a sus niveles normales. 

Cuando estamos estresados, el sistema simpático se activa, sabe que es momento de huir y deja de enfocarse en la digestión, en generar saliva y genera más adrenalina, cuando hacemos de 3 a 5 respiraciones profundas le estamos diciendo a nuestro cuerpo que no hay peligro, que puede activar el sistema parasimpático y entrar de nuevo a un estado de equilibrio.

5. Alimentate saludable

Los alimentos pueden ayudarnos a producir neurotransmisores de bienestar, ayudándonos a sentirnos menos estresados, adicional podemos completarlos con adaptógenos que nos brindarán esta sensación de calma como la rodhiola, gingseng y gaba.

Estos 4 alimentos te ayudarán a mantener tus niveles de estrés bajos y al mismo tiempo te harán sentir más en calma y feliz. 

  • Arándanos antioxidantes: ayudan a la creación de serotonina y dopamina, los cuales son neurotransmisores que mejoran el humor y la memoria.
  • Cacao: Te ayuda a eliminar la sesión de dolor y depresión y es rico en magnesio.
  • Plátanos: Aportan potasio y vitamina B6 esencial para el triptófano, el cual ayuda ayuda a nuestro cuerpo a generar serotonina y melatonina. 
  • Lentejas: Son altas en vitaminas B, las cuales ayudan al buen funcionamiento cerebral, adicional de tener magnesio que es un mineral importante frente al estrés.
6. Encuentra el equilibrio entre el trabajo y el descanso

Conocemos que el trabajo es el principal factor de estrés en la actualidad, por lo que si no sabemos cómo manejar nuestras ocupaciones laborales con las actividades rutinarias de nuestro día se puede generar un gran problema de estrés crónico. 

Te recomendamos comenzar a planear tus actividades de todo el día, lo primero que tienes que hacer es buscar un medio donde puedas hacer las anotaciones de todas tus actividades. Puede ser en una libreta, en notas de tu celular o para ser más organizado puedes usar el calendario de tu celular y vincularlo a tu computadora.

Después acomoda tus tareas de mayor importancia a menor importancia. Esto hará que sepas realmente tus prioridades para ese día y lo que es más importante completar antes de que termine el día. Esto te permitirá enfocarte y avanzar sabiendo que estás terminando lo más importante primero.

Lo que necesitas: Así actúa el magnesio en tu salud, un mineral vital para la vida diaria y para tu estado de ánimo

7. Busca personas positivas

El estar rodeados de las personas indicadas te ayudará a que tus niveles de estrés se mantengan en balance, una persona correcta es la que te apoya en tu proceso y que así como tu, está creciendo y evolucionando todo el tiempo. 

Recuerda que tu eres el promedio de las 5 personas con las que más pasas el tiempo, revisar en tu círculo de amigos o del trabajo, si tu círculo lo ves estresado todo el tiempo, hay algo de eso en ti. Cuando decides conscientemente rodearte de personas positivas, tu cerebro liberará químicos de la felicidad como la serotonina, manteniéndote más calmado y reduciendo tus niveles de estrés. 

Te recomendamos revisar el tipo de relaciones que mantienes y construir relaciones donde puedas sentirte más cómodo, feliz y donde te empujen a crecer y a evolucionar. 

8. Duerme lo suficiente

El no tener una buena calidad de sueño  puede tener efectos negativos para nuestra salud física y mental lo cual ocasiona estrés, irritabilidad, desconcentración y desmotivación. 

Te recomendamos crear una rutina antes de irte a dormir, de esta forma tu cuerpo sabrá con exactitud cuando es momento de ir a descansar. El hacerlo también aumentará tu calidad de sueño y tus niveles de serotonina estarán más altos al despertar.

Antes de dormir:

  • Deja de usar tu celular por lo menos una hora antes, la luz azul de tu celular no le permite a tu cerebro generar la melatonina necesaria que suele producir para dormir más profundo.
  • Toma un té de menta o manzanilla.
  • Haz tu rutina de skin care y prepárate para ir a al cama.
  • Lee una novela o libro de ficción.
  • Agrega unos 10 a 15 minutos de meditación.

Al despertar, te sentirás con más energía y más relajado por el simple hecho de haber podido dormir de manera más profunda y sin estrés. 

Ahora que tienes estas nuevas recomendaciones para reducir tus niveles de estrés, te sugerimos que desde hoy empieces a implementarlas en tu día, que se vuelvan un hábito para que en el largo plazo te ayuden a evitar alguna de las enfermedades mencionadas anteriormente.

En caso que tu nivel de estrés persista, te recomendamos acudir con un experto para revisar si estás pasando por estrés crónico o ansiedad. Puedes asistir con un psicólogo, psiquiatra, terapeuta o asesor que puede ayudarte a encontrar la causa de este estrés y trabajarlo desde la raíz.

En By the land, hemos creado Mindful, un suplemento alimenticio con ingredientes naturales para reducir tus niveles de estrés, sus activos principales son GABA, ginseng, maca y valeriana. Es un buen complemento a todas las herramientas que puedes usar en tu día, sin afectar tu desempeño o salud y verás los cambios a los pocos minutos. 

Adicional, queremos que te unas de forma totalmente gratuita al reto de 21 días sin estrés y ansiedad. Lo hemos creado para ti, que estás listo para tomar acción y que sabes que puedes vivir una vida más tranquila, en paz y en conexión contigo. 

Haciendo el reto podrás ver como tus niveles de estrés y ansiedad bajan, estarás más presente y tu estilo de vida cambiará. Comienza a ver los resultados por ti mismo y regístrate para recibir el reto de 21 días sin estrés y ansiedad directo en tu correo.

 

Escrito por: Aracely Castellanos Cortez.

Estudiante de administración y mercadotecnia, actualmente colaboradora en el departamento creativo de By the land.