¿Te preocupa tu salud inmunológica? Protégete con estas recomendaciones:

Sabemos que el sistema inmunitario se encarga de proteger y defender nuestro cuerpo; pero, para que pueda cumplir con su cometido es importante cuidarlo correctamente.

¿Cómo?, es la pregunta que inmediatamente se nos ocurre, la respuesta; es más sencilla de lo que parece:se trata de llevar a cabo ciertos hábitos que nos ayuden a cuidar de nuestras defensas y además mantener sano nuestro cuerpo y mente.

En el siguiente artículo podrás descubrir una serie de consejos y hábitos que al poner en práctica te ayudarán a mantener saludable tu sistema inmune.

Conoce más: Fortalece tu sistema inmunológico tomando Equinácea

Señales de un sistema inmune débil

No es normal sentirse cansado todo el tiempo. Esa sensación de somnolencia eterna puede deberse a una deficiencia o señales de que tu sistema inmune está débil.  

Nuestro sistema inmunológico es el que se encarga de protegernos frente a sustancias nocivas como patógenos, bacterias, virus, hongos y parásitos que se encuentran en todos lados, blindando nuestro cuerpo contra posibles infecciones o enfermedades. 

No obstante, cuando las temperaturas bajan o nuestra alimentación es mala, es posible que se debilite y dejarnos expuestos ante estos agentes externos.

Las razones que causan un sistema inmunológico débil van desde no llevar una alimentación balanceada, cambios de temperaturas, exposición  

Un sistema inmunológico puede estar debilitado por diferentes motivos y van desde llevar una mala alimentación, cambios de temperatura, falta de ejercicio, exposición a contaminación hasta padecer enfermedades que afectan al sistema inmune como la anemia, entre otras. 

Estos factores se verán reflejados en una serie de señales que te recomendamos detectar y atender. 

  • Estar cansado todo el tiempo o agotado apenas despiertas o al realizar esfuerzos mínimos son síntomas para tener en cuenta que, probablemente, tus defensas están bajas. Analiza e identifica la razones de tu casación, en muchas ocasiones el simple hecho de cambiar tu estilo de vida puede solucionar tu fatiga.  
  •  

  • Demasiados carbohidratos refinados. 
  • Consumir carbohidratos refinados puede conducir a niveles inestables de azúcar en la sangre, y esto puede hacerte sentir cansado. En lugar de ellos, elige alimentos integrales que tengan un impacto mínimo en el azúcar en la sangre.
  • Vida sedentaria. 
  • La vida sedentaria puede provocar fatiga en personas sanas, así como en aquellas con síndrome de fatiga crónica. Mantenerse en actividad puede ayudar a aumentar los niveles de energía.
  • Mal descanso. 
  • El sueño inadecuado o de mala calidad es una causa común de fatiga. Dormir durante varias horas de forma ininterrumpida permite que tu cuerpo y cerebro se recarguen, lo que hace que te sientas con energía durante el día.
  • Cuida lo que comes. 
  • La intolerancia a ciertos alimentos puede causar fatiga o niveles bajos de energía. Seguir una dieta de eliminación de alimentos podría ayudar a determinar a qué alimentos eres sensible.

     

    Suficientes calorias. Tu cuerpo requiere una cantidad mínima de calorías para realizar las funciones diarias. Consumir muy pocas calorías puede provocar fatiga y dificultad que satisfagan las necesidades de nutrientes.

    Enfermo todo el tiempo: si todo el tiempo te sientes resfriado es un posible síntoma el hecho de tener infecciones y resfriados leves de manera frecuente. Las más comunes en este caso son la infección de estomacales, de orina, encías inflamadas o enrojecidas o diarrea.

  • Alergias: el polen o el polvo son ejemplos de agentes de nuestro alrededor que pueden producir alergias; pero si se vuelven muy frecuentes pueden convertirse en un síntoma de que un sistema inmune débil. 
  • Cicatrización lenta de las heridas: si al cortarte haz notado que tu cicatrización es muy lenta y tarda muchos días, puede significar que tu sistema inmune no te está defendiendo de la mejor manera.
  •  

    Puede interesarte: Hablemos de tu salud y de cómo mantenerte protegido en tiempo de frío

    Lo que una dieta saludable sí puede lograr: come bien

    Existen alimentos que son esenciales para fortalecer tu sistema inmunológico, llevar una dieta saludable puede brindarte una gran protección. Los alimentos contienen nutrientes y micronutrientes de todo tipo como la vitamina A, B6, C, E, magnesio y zinc que te ayudan a generar las suficientes defensas y protegernos contra virus y bacterias. 

    Una dieta saludable proporciona los nutrientes esenciales para fortalecer el sistema inmunológico de una persona para combatir los patógenos.

    La desnutrición debido a la falta de micronutrientes es cuando estos no se proporcionan a través de la dieta. 

    Esta desnutrición da como resultado una falta de vitaminas y minerales en nuestro organismo que pueden afectar la respuesta de nuestro sistema inmunitario para combatir diferentes condiciones de salud. Agrega estos alimentos a tu dieta y notarás cambios inmediatos e increíbles.

    Zanahorias, mangos y naranjas. La calabaza, el calabacín, las papas, las zanahorias y los mangos son ricos en beta caroteno, el cual se ha demostrado que ofrece protección para los pulmones y ayuda con la inmunidad. Las naranjas, la espinaca, los tomates y el brócoli también son buenas fuentes de beta caroteno.

    Vitamina D, hongos y peces. Estos son elementos importantes para apoyar las funciones del sistema inmunológico y así combatir las infecciones. Los alimentos que son altos en vitamina D son los hongos, los pescados grasos como el salmón, y los huevos.

    Vitamina C. Vitalice su dieta con alimentos altos en vitamina C, tales como las frutas cítricas, los arándanos, los melones, el brócoli, los tomates y los pimientos morrones.

    Las bacterias buenas. Los probióticos son bacterias “buenas” que promueven la salud. Estos se pueden encontrar en los alimentos fermentados como el yogur, kéfir y el kimchi.

    El zinc es importante. El zinc se encuentra en los alimentos tales como el germen de trigo, los frijoles y el tofú. También se puede encontrar en las carnes y en los mariscos.

    Bebidas para hidratar tu sistema inmunológico 

    Puedes encontrar o crear tus propias bebidas para estimular tu sistema inmunológico. Algunas bebidas que puedes probar en casa que son ricas en vitaminas útiles para el sistema inmunitario son: 

    • Jugos de manzana y naranja. Recuerda que los jugos son una fuente muy elevada de hidratos de carbono por lo que para tomarlos debemos tomar en cuenta esta información y tomar las precauciones necesarias. 
    • El té de manzanilla y té verde le brindarán a tu cuerpo una sensación de confort, además de llevar tu sistema a una sensación de paz y relajación.

    3 Consejos para mantener sano tu sistema inmunitario

    Dormir como mínimo 8 horas al día

    Además de un placer, dormir es una necesidad. La falta de descanso puede afectar a nuestra salud de diversas maneras. Cuando no logramos conciliar el sueño o dormimos menos de lo que necesitamos nos despertamos al día siguiente con menos reflejos, una capacidad de concentración más baja y, por supuesto, mucho más cansados de lo normal. 

    Otra de las consecuencias de la falta de sueño es la pérdida de apetito, algo que nos perjudica puesto que las principales vitaminas y nutrientes que nuestro sistema inmunitario necesita se encuentran en los alimentos. Un buen descanso es la clave para mantener el equilibrio tanto mental como físico.

    Mantenerse alejado del estrés

    Para el sistema inmunitario, tan importante es dormir como mantener un ritmo de vida tranquilo. El estrés hace que nuestro cuerpo se ponga en situación de alarma y se dispare el nerviosismo. Aunque no siempre sea fácil debemos intentar tomarnos las cosas con calma y centrarnos en los aspectos positivos que nos rodean. De esta manera conseguiremos otorgar a nuestro sistema inmunitario el descanso que necesita para llevar a cabo su función.

    Practicar deporte con regularidad

    Realizar ejercicio de manera moderada puede ayudar a reforzar nuestro sistema inmunitario. Gracias a la actividad física podemos fortalecer nuestros músculos, mantener unos buenos niveles de colesterol y conciliar el sueño por la noche de manera más rápida. Además, al practicar deporte nuestro cerebro segrega endorfinas, comúnmente conocidas como las hormonas de la felicidad, las cuales nos transmiten una sensación de bienestar única. Lo ideal es que el ejercicio que practiquemos sea moderado.

    Mantener una buena higiene

    Es algo esencial para mantener alejados a los microbios y a las baterías de nuestro cuerpo. Gestos tan simples como lavarse las manos después de ir al lavabo pueden evitar que  agentes externos entren en contacto con nuestro organismo.

    Deja hábitos nocivos como el alcohol o el tabaco

    Los dos afectan a nuestro sistema respiratorio, al digestivo y al respiratorio, causándoles dificultades para realizar una función correcta. Son hábitos que crean una adicción dañina y de los que es mejor mantenerse alejados.

    Supleméntate para estimular tu sistema inmunológico

    Los suplementos se usan en casos en los que la dieta no pueda proporcionar micronutrientes de manera suficiente o quieres buscar un mejor rendimiento en tus actividades. Si bien los suplementos no están destinados a reemplazar necesariamente una dieta equilibrada, se usan para ayudar a las personas con otras afecciones de salud y pueden ser propensas a las deficiencias de nutrientes. 

    Muchos suplementos vitamínicos y minerales se pueden comprar sin receta médica. Pero, consulta con tu médico o con un nutricionista dietista registrado para ver si realmente los necesitas.

    Podemos complementar nuestra dieta habitual con suplementos alimenticios que contribuyan al mantenimiento de la función inmunológica normal y a fortalecer nuestras defensas frente a los agentes externos.

    En este sentido, gracias a la bondad de la naturaleza que nos ofrece múltiples posibilidades con ingredientes como la equinácea entre otros hemos creado D-fence, un producto a base de Propóleo, astrágalo, hongo maitake y ajo, que te blindarán contra cualquier agente infeccioso que pueda debilitar tus sistema.

    Debemos tener claro, que en ningún momento podemos abusar de este tipo de suplementos; ya que una correcta alimentación y la activación física, son primordiales para que este tipo de suplementos actúe en equipo con tu cuerpo para fortalecer tu sistema inmune.

    Esperamos que estas recomendaciones te ayuden a mantenerte fuerte; recuerda que,una correcta alimentación, ejercicio y el apoyo de suplementos con elementos naturales, te ayudarán a mantenerte sano y fuerte.