Hablemos de tu salud y de cómo mantenerte protegido en tiempo de frío

 “Cuidarte es la mejor forma de cuidar a tu familia”.

El invierno se acerca, y con él: frentes fríos, temperaturas bajas, vientos helados; cambios de temperatura que pueden exponer tu salud a virus, enfermedades y distintos patógenos muy comunes en esta temporada. 

Hablar de las medidas que puedes tomar, además de ponerlas en práctica pueden fortalecer tu sistema y evitar que la pases mal en estas fechas.

Abrigarse, beber agua, consumir vitamina C, tomar chocolate caliente, llevar una vida sana, complementar tu dieta con suplementos alimenticios son solo algunos de los consejos que te invitamos a realizar para que tengas tus mejores resultados incluso en fechas heladas.

Sigue leyendo y descubre qué suplemento y alimentos debes consumir en esta época de frío.

Lo que debes saber: D-Fence el nuevo producto en By the land que protegerá tu salud está temporada

La vitamina C

Ya estamos con bajas temperaturas y los días fríos son más comunes, por esa razón la población experimenta una sensación de vulnerabilidad ante la posibilidad de caer presa de algún cuadro viral. 

Para que esto no ocurra y tu sistema inmunológico pueda combatir con mayor fuerza este invierno, deberías empezar a comer más mandarinas, naranjas o limón. Tal vez ya lo sabías, pero la ingesta de alimentos con alto contenido de vitamina C es la mejor opción para blindarse en esta época del año.

Los alimentos ricos en vitamina C son el limón, la naranja, la mandarina, las espinacas, el pomelo, las acelgas, las coles y la calabaza, entre otros.

La naturaleza es muy sabía y en cada estación nos da lo que necesitamos y en invierno lo que se requiere es reforzar el sistema inmunitario. En este contexto, las frutas y verduras con gran aporte de vitamina C son fundamentales para tu cuidado.

Algunas de las cualidades que poseen los alimentos ricos en vitamina C son: brindar energía y mucha fibra; además de ser bajos en aporte calórico.

También puedes buscar consumir frutas cítricas, de preferencia frescas y enteras. 

Dentro de este grupo, se encuentran las frutas cítricas. A la hora de su consumo se recomiendan enteras y frescas.

“Es importante consumir la fruta y verdura de temporada porque son más sabrosas y la naturaleza es muy sabia, esas frutas aportan grandes nutrientes a nuestro cuerpo”, explicó Milagros Blancarte, Medico General. 

3 vitaminas esenciales

Además de la vitamina C para mantener fuerte tu sistema inmunológico, existen otras vitaminas que debes mantener en altos grados para defenderte de manera adecuada contra cualquier enfermedad.

Vitamina D

Como ya te lo hemos hecho saber en otros blog's, lamentablemente, la deficiencia de vitamina D es bastante común. Sobre todo en lugares con inviernos largos y duros.

Para entenderlo mejor, tenemos que tener claro que el cuerpo genera vitamina D (colecalciferol) cuando la piel se expone a la luz del sol. La falta de luz solar en invierno hace que sea difícil para el cuerpo producir suficiente vitamina D.

Su importancia se debe a que fortalece el sistema inmune y nos protege de infecciones. Además de encontrarla al tomar el sol, la puedes consumir en forma de pescado (salmón, atún y sardinas), huevos, lácteos y setas. 

Nota: si ya tienes una deficiencia, no podrás corregirla sólo tomando alimentos que contengan vitamina D. En este caso tendrás que visitar a tu médico. Un suplemento podría ser una buena idea.

Conoce más: ¿Cómo, cuándo y porqué debo consumir suplementos para mejorar mi calidad de vida?

Vitamina A

La vitamina A (retinol) es una vitamina soluble en grasa. La mayoría de las personas saben que es buena para la vista ya que la deficiencia de vitamina A se asocia a una menor respuesta inmune y un aumento del riesgo de infección.

El atún, los huevos, lácteos, zanahorias, boniatos y las verduras de hoja verde (espinacas, kale y rúcula) tienen altos grados de vitamina A que puedes agregar a tu dieta.

Vitamina E

La vitamina E (tocoferol) es un potente antioxidante que fortalece el sistema inmune y tiene varios papeles en el funcionamiento corporal. Se dice que ayuda a muchas enfermedades (como el cáncer o la artritis) y al proceso de envejecimiento. Si llevas una dieta equilibrada es poco probable que tengas deficiencia de vitamina E.

Los frutos secos, aceites vegetales (aceite de germen de trigo, de girasol, de maíz, de cártamo) y los productos integrales poseen vitamina E. 

Entérate: Las 13 vitaminas que debes conocer y contemplar en tu dieta esta temporada

El ejercicio como protección para este invierno

La temporada invernal no sólo cambia nuestras formar de vestirnos y nuestras alimentación. Sino que el descenso de la temperatura también modifica la manera en que nos movemos e incluso hasta nuestras rutinas.

Sabemos que quedarse arropado en la cama puede ser una gran idea, pero hacer ejercicio por la mañana para calentar tu sistema y fortalecerlo te vendrá mejor. 

Cuando realizamos alguna actividad física, la temperatura de nuestro cuerpo se eleva; eso sucede porque quema calorías y al hacerlo genera calor. Cuando la temperatura exterior baja, el organismo necesita originar calor para mantenerse en un rango de entre 36 y 37º C que es donde funciona de manera óptima.

El movimiento del cuerpo resulta indispensable y la mejor manera de lograrlo es mediante la activación de los músculos. Es justamente lo que experimentamos cuando temblamos de frío; algunos músculos se mueven de forma involuntaria para producir calor.

A pesar del frío, es posible mantener una temperatura adecuada. La práctica del ejercicio y estar activos durante todo el día, son factores que ayudan a conseguirlo. A mayor intensidad y duración de la actividad física, más calor produciremos.

Los ejercicios que involucran fuerza, resistencia y velocidad utilizan grandes grupos musculares; sin embargo, el tiempo que requieren no genera el calor suficiente para vencer el frío. Tampoco las actividades ejecutadas en intervalos.

La temperatura regresa a su estado inicial aproximadamente 20 minutos después de terminar la sesión de ejercicio.

Los entrenamientos aeróbicos como caminar, correr, nadar, escalar, etc., son los más recomendables para mantenernos calientes, pues favorecen al aumento gradual y prolongado de la temperatura de nuestro cuerpo.

Estas son las tres recomendaciones para ganarle al frío con la práctica del ejercicio:

Aumenta la duración de los ejercicios de calentamiento y hazlos en un lugar no muy frío para evitar lesionar los músculos.

Cuida la ropa que utilizas. Si hace mucho frío emplea tres capas de ropa: una interna de un material que absorba el sudor, luego una térmica y finaliza con una que te proteja del aire. También debes cubrirte la cabeza y mantenerte tapado, aunque sientas calor. Si el frío es intenso utiliza guantes.

Mantén tu hidratación. Al realizar ejercicio se pierde mucho líquido al sudar y al aumentar la respiración; por ello es indispensable hidratarte correctamente durante toda la duración del ejercicio. Lo ideal es tomar agua natural, pero en general cualquier bebida nos ayuda a estar hidratados, incluso, en invierno puedes optar por líquidos tibios.

Cambios que puede sufrir nuestro cuerpo durante el invierno

Los cambios que tu cuerpo puede soportar pueden ser metabólicos o fisiológicos, pero también de origen emocional.

Respecto al metabolismo, este tiende a acelerarse un poco.

Pero, ¿por qué?

Porque con el frío, el cuerpo tiene que hacer un mayor esfuerzo para mantener su temperatura ideal (36 / 37°C), usando contracciones musculares.

Como consecuencia de esto, el hambre tiende a aumentar para compensar el mayor gasto de energía.

Sin embargo, como en todas las otras estaciones del año, la dieta debe ser equilibrada, dando preferencia a la ingesta de alimentos calientes, reconfortantes y nutritivos, como sopas, gachas de avena, té y frutos secos.

En términos físicos, hay otras consecuencias del invierno, como:

  • Labios agrietados
  • Dolor articular
  • Piel seca
  • Resfriados

A nivel emocional, también pueden tener lugar cambios como:

  • Tristeza
  • Melancolía
  • Depresión
  • Cambios de humor

Para combatir estos cambios, es importante llevar una buena dieta, hidratarse correctamente y practicar ejercicio de forma regular y con precaución, pero la suplementación también puede proporcionarte diversos beneficios, tanto para prevenir como para aliviar los problemas estacionales.

Descubre: Que no te falten estos ingredientes para lograr más en tu día


Los mejores suplementos para protegerte este invierno

Si tomas una dieta equilibrada y llevas un estilo de vida saludable, puedes prevenir las deficiencias vitamínicas en invierno. Sin embargo, si te sientes cansado o te enfermas muy a menudo, puede que debas ver a tu médico; y comenzar a considerar incluir en tu día elementos naturales y suplementos que te ayuden a cubrir deficiencias. 

By The Land ha creado fórmulas científicamente comprobadas para que puedas consumir suplementos que realmente funcionen y que al mismo tiempo sean 100% naturales. 

Te mereces mejores suplementos, así que hemos conseguido los mejores ingredientes de la tierra, para que nutran tu cuerpo de la mejor manera posible. A continuación te contaremos a detalle de cuatro de nuestros productos, Awake, diseñado para que tu cuerpo y mete logren ese extra; Infinite, un nootropico que te ayudará a hackear tu mente; Mindful, un suplemento que te ayudará a manejar de mejor manera el estrés y Moon ideal para que concilies el sueño de manera natural.

Al tener un sistema inmunológico fuerte este nos ayuda a defender al organismo de microorganismos extraños como virus, bacterias, hongos y células cancerosas. 

En caso de ya estar presentando fiebre, D-Fence te ayudará a combatirla de forma natural sin necesidad de algún antibiótico farmacéutico.

D-Fence aumenta tus defensas y es un antibiótico natural que protege a tus células de agresiones víricas gracias al concentrado de varios activos principales como la equinácea, hongo maitake, el palo de arco y el astrágalo. Gracias a este último, junto con la vitamina C y D, tus glóbulos blancos aumentarán para así prevenir y reducir infecciones por virus y por bacterias.  

D-Fence lo puedes tomar en temporadas donde es más frecuente sufrir de infecciones gripales y respiratorias, como en otoño e invierno. En caso de ya presentar los síntomas de las infecciones, es una muy buena opción para combatirlos de forma natural, incluyendo la fiebre que puede presentarse durante estas infecciones. 

Queremos ayudarte a que esta temporada estés muy bien protegido, entra a nuestra página y conoce nuestros productos, D-Fence se convertirá en el aliado que necesitas. 

No pongas en riesgo a tu familia y protege tu salud todos los días con D-Fence.

¿USA D-FENCE? 

  • Para prevención, toma 1 tableta antes de cada alimento.
  • Si ya tienes síntomas, se recomienda tomar de 6 a 8 tabletas máximo al día por 3 días seguidos.
  • Puedes tomar D-Fence y usar otro suplemento de la línea de By the land.

Entra a Bytheland.com y pídelo ya.